Portada » Ancestros, ADN, la verdadera misión.

ancestros, adn, la verdadera misión

Ancestros, ADN, la verdadera misión.


Estás, respiras, y eres AMOR. Pero estamos vibrando en el MIEDO inconsciente de nuestras almas viejas, que ya han sido nuestros propios ancestros, tú y yo, somos nuestros propios ancestros, somos nuestras abuelas y tatarabuelas, somos nuestros nativos y más allá, somos los Adanes y Evas. Y hemos cargado esa mochila de errores hasta impregnarlo en nuestro ADN, sin superar ninguna prueba, y por ello llevándolo vida tras vida, a tus espaldas, sin siquiera darte cuenta.

Un ejemplo que conozco; Tu abuela fue maltratada por tu abuelo, tu madre maltratada por tu padre, y tú no quisiste repetir el patrón, así es que te transformaste en maltratadora de tus hijos o tu marido, y como aún no aprendiste la verdadera lección, tu hijo varón, es maltratador de su mujer. Como quieres cortar este hilo. Es reconociendo que eres tu abuelo, y también tu abuela. Víctima y victimario. Pero antes de ello, habías sido un ancestro poderoso, que conocía los secretos y los misterios de Dios, y que en algún lugar de la historia, pasaron a ser perseguidos, Magos, Chamanes, Brujos, también eres uno de ellos, y fuiste perseguido, quemado, asesinado, y conminado a negar tu conocimiento, y como no aprendiste, cargaste la culpa y la vergüenza para tus siguientes vidas.

Me debato constantemente entre aquella verdad que tiene sentido y que ha sido enunciada por miles desde las primeras civilizaciones, aquella que habla del fin de los tiempos, la plaga de los 4 jinetes del apocalipsis, la oscuridad ganándole a la luz, etc.; Es difícil a veces no aceptar que esa es la forma del término de este ciclo, de algún modo debía ser. La autodestrucción es la marca de la desaparición de grandes civilizaciones desde toda nuestra historia. Está en nuestro ADN después de todo. La acción a seguir de aceptar esta Verdad es prepararse, guardar semillas, adquirir un predio, aprender a cultivar tu propia comida, crear tu propio refugio antinuclear, etc. Etc. Etc. En definitiva darle rienda suelta a la paranoia y el miedo, que en sí mismo, son mas peligrosos que el supuesto desastre. O, recuerdo que existe la otra verdad, a la que muchos estamos despertando y alcanzando el grado de masa crítica, aunque aún a una distancia frágil. Es aquella que también ha sido enunciada en las tradiciones espirituales más herméticas. La que nos recuerda quienes somos realmente, la que nos indica que podemos hacer recordar a nuestras células de qué están compuestas y que actúen en concordancia. Cada célula contiene la huella y la marca del origen de la creación, todo el conocimiento, toda la fuerza y todo el poder de la receta del Principio.

Entiendo por qué estas palabras te pueden resultar vacías, de hacerlo, está perfecto, es porque no has alcanzado el estado de consciencia para integrarlas, y estás perfecto, ya lo harás. Y quienes si resuenan con esto, pues a seguir trabajando, el Amor es la clave, la Expansión y el trabajo constante de visualización abundante y en Vida. El Florecimiento y la Prosperidad de las fuerzas de la naturaleza, belleza verde y cielos celestes, alegría, ternura, compasión, misericordia, perdón, entrega, sencillez, y paz.

Es para mí, la opción a seguir, aunque debo al mismo advertirte que la decisión en este sentido es siempre tuya, yo te entrego mi experiencia y no busco ser tu guía, la de trabajar la consciencia, y para llevarlo a un terreno cotidiano y entendible, me estoy comprometiendo conmigo, en este mismo instante y en cada instante que le antecedió y en los que vienen, siempre Presente, siempre Aquí y Ahora, agradeciendo la Vida que me atraviesa a casa segundo, la Vida que se experimenta al respirar y observar a tu familia, amigos, hijos, parejas, tienes a seres vivos que te aman justo a tu lado, ámalos! Disfrútalos, agradece que los tienes y vive, no te preocupes de mañana, ni de las cuentas a pagar, ni de todo el trabajo que tienes pendiente, sólo vive, momento a momento en gratitud, busca ser feliz. Pregúntate en cada actividad del día, si estás siendo feliz, te cuento que cuando lo hago es más o menos así, despierto y digo en silencio “Gracias!” y enseguida me hago consciente de cuerpo, noto algunas zonas tensionadas y las suelto, me dibujo una sonrisa en el rostro y me siento feliz. Me ducho y sólo estoy duchándome, elimino los pensamientos de planificaciones, pendientes, lo que debo hacer más rato, etc. Sólo me ducho y disfruto. Si luego de eso quiero hacer alguna actividad del hogar, como preparar comida, limpiar, ordenar, o empezar a trabajar en el computador y enviar material a mis alumnos, pues elijo con gratitud recordar porqué este es mi trabajo, si no lo amara no podría hacerlo, me da el sustento económico, pero esto es una consecuencia de la verdadera razón, el propósito siempre fue, hacer lo que amo hacer y vivir de ello.

Si no es tu caso, y has descubierto que tu trabajo ya no te gusta, pues sabes qué? Hazte un favor, y hazles un favor a tus jefes, y vete, ve a buscar tu pasión, lo que amas, lo que te hace feliz, no permitas que la idea de que no existe un trabajo para mi te venza. Pues te puedo contar otra historia, hace sólo seis años, yo estaba a punto de cumplir 10 años trabajando para la Embajada de Estados Unidos en Chile, lo que en otras palabras era trabajar como empleado local para el Gobierno de los Estados Unidos, particularmente para DOS o Department of State, cuyo equivalente en Chile sería el Ministerio del Interior. Era un trabajo seguro, muy bien pagado, cn aproximadamente 40 horas efectivas de trabajo semanal, considerando que disfrutábamos de todos los feriados de EEUU, aproximadamente diez días al año. Un día entendí que no amaba a ese lugar, que no era feliz, al contrario, estaba increíblemente enferma y agotada, hasta que perdí el miedo y lo dejé, nadie deja ese tipo de trabajo, eres empleado público de un gobierno que es poderoso con las leyes sociales y laborales en el ámbito de la Diplomacia. Nadie me estaba echando, al contrario, me pidieron en repetidas ocasiones que me quedara, y finalmente dejaron las puertas muy abiertas para que volviera cuando quisiera porque todos me decían “Vas a volver, todos vuelven”. No sólo no volví, sino que aquí estoy contándote como elegí un poco de mal rato económico a una vida de compensación de amor, paz, sanación, crecimiento espiritual, sanación del árbol familiar, y tanto más! Hoy día hago lo que amo, soy feliz, agradecida y estoy en paz.

Entonces, la idea sobre la Verdad del hermetismo, no es algo tan imposible no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *