Portada » Árbol

blog arbol naturaleza conexion

ÁRBOL


 

Un primer árbol que desataría el destino de la humanidad según las enseñanzas Hebreas, más tarde Judeo-Cristianas o Católica.

Un árbol bajo cuya sombra Gautama encontraría el estado Búdico.

Un árbol de la Vida que representa a todo el Universo y también a todas sus partes, internas y externas, materiales e invisibles, que representa a la galaxia, y también al cuerpo humano, a la conciencia y a la diversas formas de materia, es la base de la Kabbalah, conocimiento de los Hebreos antiguos, probablemente heredado del pueblo Sumerio.

Una zarza o árbol pequeño ardería frente a los ojos de Moisés en el Monte Sinai, conteniendo al propio Dios que ha de darle una misión.

Los árboles representan la personalidad según los antiguos Druidas, varios tipos de árboles que contienen características psicológicas y de comportamiento, que nos enseñan a relacionarnos con esa energía para conocernos mejor.

Para los Mayas, el árbol de la vida y el conocimiento era la fundación de toda su filosofía.

Algunos pretenden hacernos creer que el árbol es sólo una planta grande, que provee sombra, algo hace que ayuda a mantener el oxígeno, y sí, a veces se ven lindos rodeando un patio o una casa.

Helo allí, erguido, a veces altanero y obtuso, no se inmuta ante terremotos o ventoleras; ya quisiéramos nosotros saber cómo mantenernos quietos a pesar del ruido alrededor.

Más debemos al árbol que su sombra y sus frutos, su medicina y su belleza. No está allí para el deleite de nuestros ojos. Qué egoíco quien supone al árbol propiedades estéticas para su propio beneficio limitado de ostentación.

Aquellos son sabios, unos más que otros, claro está. No es lo mismo un Ciprés o un Roble, que un manzano o un Jacarandá, no es lo mismo una Higuera adulta o un Castaño que un Liquidambar. Pero todos estos que he nombrado, son sin duda, sabios antiguos que nos observan. Los podemos cortar, rebanar, hacer mesas y fuegos, pero ya ellos se han esparcido, nos han convencido de seguir plantándolos, y por alguna milagrosa razón, siguen allí…

Otros optan por figuras sintéticas, de plástico o similares, para simular una belleza que no requerirá cuidados, cómo entregarle agua de vez en cuando…Para qué, si sólo está para darme sombra…

El árbol no se cuestiona su importancia en la sociedad, está por sobre aquello, su sociedad es la vida. El árbol no consulta al salón de belleza para estar a la moda y florar diferente según las tendencias. El árbol no requiere de nuestro permiso para existir…despierta, ellos existían antes que nosotros, y seguirán, mucho después de nosotros…acércate más al árbol, escucha como susurra, atiende a su sabiduría. Muchas son las enseñanzas y las señales que nos brindan. Es el hermano mayor y sabio, es el hermano poderoso que no muere jamás…oh si, has visto árboles morir, quemados, cortados, arrancados de raíz. Pero, hey, un poco más allá, hay otro igual, su clon, es idéntico en ADN, es su par, no los podrás arrancar todos, ni quemar, o cortar…ellos seguirán aquí, porque aquí es donde moran y allá, también. Ellos son grandes magos y poderosos creadores.

Baja un poco el ego, ponte bajo un árbol, pide permiso y consejo, reposa tranquilo y confiado, que el árbol conoce tus intenciones, el árbol, viene de vuelta, ha elegido ser árbol y lo sabe. Tú también elegiste quien serías, pero lo olvidaste apenas al nacer, tuviste que empezar desde cero, llorando para pedir comida, y ensuciando pañales sin control…paso a paso, te hiciste grande, pero no siempre supiste quien eras, quizás morirás sin saberlo.

El árbol nos lleva la delantera, bien nos hace reverenciarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *