Portada » De Qué Estamos Hechos

de qué estamos hechos

DE QUÉ ESTAMOS HECHOS


 

Tu cuerpo es la expresión física y material de tus otras formas de existencia. Tu cuerpo físico es sólo otro de tus cuerpos, es el más visible, y por ello, erróneamente has creído que es todo lo que eres. Así es como hemos creado la idea de la separación.

Tu cuerpo sin embargo, sabe la verdad, la conoce, porque está compuesto de las células físicas del Universo, el ADN tiene polvo de estrellas, sino me creen, pregúntenle a cualquier astrofísico. Los seres humanos somos polvo de estrellas en el sentido místico y también en el literal. Llegamos en la forma de partículas separadas desde arriba, desde lejos, desde las estrellas.

Nuestro cuerpo físico nos envía señales, cuando no hemos atendido a los otros cuerpos, más sutiles y veloces. No hemos atendido al cuerpo emocional, o al mental, y por ello, es nuestro cuerpo físico, el más denso de todos el que materializa síntomas molestos, dolores, tensiones musculares, tics nerviosos y enfermedades. Es nuestro cuerpo físico el que nos dice dónde poner atención.

La gran demanda de conocimiento profundo se debe a que estamos llegando a un punto de inflexión en la historia de la humanidad. Debemos despertar masivamente, ahora! Y partes de nosotros lo saben, lo sabe el cuerpo que grita cuidados, lo sabe la mente que está alterada y no deja dormir, lo sabe la psiquis, y lo sabe tu alma.  Pon atención a tus propias señales. Eres más que tu cuerpo físico, eres parte de un todo inconmensurable e infinito. Tienes otros cuerpos que responden a otros planos y otras dimensiones, con el tiempo hemos olvidado que todos los aspectos de nuestro Ser hacen una unidad dentro de un todo.

Tienes otros Yos, dentro de ti, operando en dimensiones y planos más sutiles. Cuerpos emocional, mental, psíquico, espiritual, astral, energético, pránico y divino o angelical. Todos estos otros yo, están dentro de nosotros. Operando desde cualquier dimensión para llamar tu atención.

Existe una sóla gran energía que mueve a todo lo que está vivo, y esa energía es AMOR. No confundamos el amor romántico o rosa con esta energía todopoderosa y creadora. Una energía con la que nacen universos, una energía que es la razón para la existencia de la MAGIA. Una energía de la que estamos compuestos, porque somos parte del Universo, no somos parásitos en un planeta aislado. Aunque eso nos parece a ratos, y como eso nos comportamos a ratos.

Somos parte viva, entidades vivas, no separadas en unidades individuales con propósitos diferentes, somos partes vivas de otra unidad más grande, que a su vez es parte de otra unidad más grande aún, y así, en espiral continua, hacia ARRIBA.

Lo que debíamos aprender, o recordar, era el amor, el amor que nos mueve a levantarnos por la mañana, la energía vital. El amor es el que dibuja la sonrisa frente a un atardecer hermoso, el amor, es el que nos permite estar presentes en el ahora, el único tiempo desde el cual podemos acceder a los otros tiempos. Amor y presencia.

Estás hecho de AMOR y PRESENCIA. Ama a todo lo que eres, presencia todos los aspectos de ti, atestigua lo que consideras defecto o algo malo, y abrázalo, obsérvalo, el amor transmuta a la vergüenza, a la culpa, al miedo. El AMOR es lo contrario del MIEDO.

Dios te creó, saliste de él, y eres parte de él, tienes su ADN y su composición energética. Activa el amor dentro de ti, y estarás activando a Dios dentro de ti. Ama todos los aspectos de ti, para que puedas amar todos los aspectos de tus ancestros y de tus otros hermanos en la tierra. Ya es tiempo de despertar.

Eres único e irrepetible, eres importante y especial. Se requiere de tu despertar para que hagas tu parte en el TODO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *