Portada » Mitakuye Oyasin Unidad Hermisfrios Derecho E Izquierdo

todo el universo es materia

MITAKUYE OYASIN – UNIDAD – HERMISFRIOS DERECHO E IZQUIERDO


 

Todo en el Universo es materia. Diversas clases de ella, densa, oscura, lumínica. Nosotros hemos estado sólo conscientes de la dimensión de la materia oscura (Lo que conocemos como materia normal) – y que nos hace creer en la separación.

Creemos que nuestro cuerpo está separado del aire, de las plantas, de los muebles y construcciones y por sobre, de las demás personas. Lo que más ayuda a esta concepción falsa de la realidad, son los diversos mecanismos que hemos aprendido  memorizado para mantener la idea de la separación – aquello es un algo, que tiene nombre. Mesa, silla, árbol, yo. Y por sobre todas las cosas, el YO egoíco.

Cuando lo nombras, lo limitas. Dijo el filósofo Kierkegaard: “Si me nombras, me niegas. Al darme un nombre, una etiqueta, niegas las otras posibilidades que podría ser. Encasillas a la partícula en ser una sola cosa.”

Hoy la ciencia física nos acompaña en el conocimiento. Es una era para saber y acceder a más información, por ello es importante estar enfocado para recibir la información correcta. Gracias a la “Simulación del Milenio” del Instituto Max Planck, sabemos que en el Universo no existe tal cosa cómo “Espacio vacío”. Todo es materia. Y la similitud entre cómo se vería toda la materia del Universo en acción y cómo se ven las neuronas del cerebro humano en acción, son asombrosas. Y debemos hacernos conscientes de que esta similitud no es CASUAL!

Diversas culturas antiguas tenían un conocimiento superior que aún hoy está resultando un desafío descifrar para muchos, un conocimiento que al revisarlo y llevarlo a la ciencia exacta de la Física, nos demuestra que sólo hablaban de lo que hoy conocemos como Las leyes de la Física. Y aun así, estos pueblos, en perfecto conocimiento del Magnetismo, las distancias, la composición del Universo, las rotaciones, y los polos; creían y vivían acorde a un modelo completamente distinto al nuestro hoy.

Qué nos pasó?

En América del Norte, los pueblos más antiguos, tienen una frase sagrada que dice: “Mitakuye Oyasin”,  y que significa “Todos estamos relacionados”.

Buda, lo llamaba “Kalapas”, refiriéndose a la energía que está en todo, a través de todo, que es parte de un TODO y que ES el TODO.

Los Hinduistas lo llaman el Akash, o Akasha.

Hoy contamos con experiencias de personas ligadas a la ciencia que han reportado y registrado experiencias paranormales, o extraordinarias, ligadas al funcionamiento del cerebro y al de la psiquis, cómo el caso extraordinario de la Doctora en Neuroanatomía de las Universidades de Indiana y Harvard en los Estados Unidos, la Doctora Jill, que pudo analizar el proceso de desconexión de su hemisferio izquierdo, durante un derrame cerebral, que la hizo experimentar su entorno sólo con su hemisferio derecho durante algunas horas, previas a ser llevada al Hospital. Ella describe en detalle este proceso, que le permitió ver su entorno sin los nombres y las limitaciones que nos ofrece el racional hemisferio izquierdo.

Ella no veía su cuerpo como una entidad separada, sino que cómo millones de pixeles o partículas que se fundían con las paredes y la materia del ambiente, y supo lo que es experimentar la UNIDAD. Mitakute Oyasin!!!! Ahooooo!!!!

Este es uno de los casos más conocidos, pero existen muchos más, pilotos y militares de diversos países que debido a sus acciones han podido presenciar y vivir experiencias que alteraron su forma de ver el mundo para siempre, médicos, ingenieros, psiquiatras, como el ya bien conocido Doctor Brian Weiss.

No es acaso el Universo poniendo las situaciones en su lugar para que de una vez dejemos de debatir y empecemos a entender que podemos siendo racionales, experimentar lo abstracto y lo invisible.

El gran Físico alemán Max Planck, ganador del Premio Nobel de Física de 1918, dijo en su presentación, que el Universo es una gran e inteligente mente, y que nosotros estamos dentro de ella; pues la física no puede ni podrá jamás desentrañar el origen de la actividad y movimiento permanentes del Universo, ya que es una inteligencia superior, y mientras no entendamos que estamos dentro de esa gran mente, que podríamos bien llamarle Dios, el Creador de todo, no podremos llegar al fondo de la verdad.

No necesitamos por cierto, fabricarnos un derrame cerebral para desconectar nuestro cerebro racional, sólo requerimos meditación permanente, respiración consciente, y una que otra técnica de relajación profunda para lograr activar el centro del cerebro, glándulas pineal y Pituitaria, y trabajar desde allí.

 

Se nos ha estado entregando la información de maneras diversas, tanto es así que hoy contamos con escuelas de manipulación de las funciones del cerebro, que no es ni más ni menos que la antigua sabiduría de las escuelas de misterios Griegas y Egipcias, o del gran conocimiento Sumerio heredado por los Hebreos y canalizados en un libro llamado El Zohar.

Programación Neurolinguística, Coaching ontológico, Pensamiento positivo, Inteligencia emocional, etc.

Todas formas de pensamiento racional orientadas a encontrar otro modo de ver todo.

Todos somos uno. Yo soy tú, tú eres yo.

Si somos todos unidades inteligentes dentro de la maquinaria enorme del Universo, nuestras acciones individuales tienen un impacto en todo lo demás, pero cuando nuestras acciones son equiparadas entre muchos, somos una masa crítica uniéndonos y haciéndonos una Unidad más grande. Una célula tiene un potencial tremendo. Dos células son algo más, cien células más aún. Unidad. Consciencia. Todos estamos unidos. Mitakuye oyasin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *