Portada » El Aprendizaje de la Herbolaria viene de los Dioses

curso fitoterapia herbolaria dioses

El Aprendizaje de la Herbolaria viene de los Dioses

El Aprendizaje de la Herbolaria viene de los Dioses


 

Quirón, escrito de variadas formas, Queiron en Griego Antiguo, o Chiron en Latín, es un Centauro. Su nombre es un derivado del griego χείρ  o «mano».

Nacido del Dios Cronos (Saturno) y Filira, hija del Dios Océano. Su nacimiento  se da cuando Crono, el titán hijo de Urano estaba buscando a Zeus por la tierra.

Al llegar a una isla de Tracia se encontró con la oceánide Fílira que lo cautivó.

Para evitar que Rea, su esposa, lo descubriera, Crono se transforma en un caballo ​y copula con Fílira. Sin embargo, Rea lo descubre y Crono huye lejos.

Atormentada, Fílira también escapa hacia las alturas de los montes de los Pelasgos, donde finalmente da a luz a Quirón.

Para su sorpresa, el ser nacido tenía una terrible morfología porque del ombligo hacia arriba era una figura divina, pero la parte inferior era la de un caballo. Finalmente Fílira pide ser transformada, siendo concedido su deseo termina siendo un árbol de tilo.

El más reconocido Centauro de la época de los grandes Dioses Titanes, de la mitología Griega, en cuya historia se basa la Astrología hasta nuestros días. Hoy es el regente de Virgo y de la Casa VI, de la salud y el trabajo.

Quirón es inteligente, de buen carácter, sabio y gran educador o como lo llamaron entonces, Maestro.

Fue el encargado de educar a Jasón, Céfalo, Asclepio, Melanión, Néstor, Anfiarao, Peleo, Telamón, Meleagro, Teseo, Hipólito, Palamedes, Cástor, Pólux, Macaón, Podalirio, Antíloco, Eneas y Aquiles

Su fama de médico sabio y prudente corrió por toda Grecia. Sería quien dotaba a Aquiles de inmortalidad curando sus heridas con Ambrosia.

Apolo le habría encomendado la enseñanza de su hijo Asclepio, el dios de la medicina, debido a los abundantes conocimientos del Centauro Quirón sobre todos los movimientos de la naturaleza, incluida la vegetación y propiedades medicinales de las plantas.

Heracles le disparó accidentalmente una flecha envenenada con la sangre de la Hidra en el transcurso de una lucha con los centauros, que huían hacia la morada de Quirón. Éste contrajo una dolorosa herida incurable, que lo llevó a ceder su inmortalidad a Prometeo, para poder así morir y escapar del dolor. Fue ascendido al cielo como la constelación Sagitario, localizada en la elíptica del Zodiaco y que se puede ver desde el hemisferio norte, o según otras fuentes Centaurus.

Se considera también a Quirón como el primer veterinario, ya que usaba sus grandes conocimientos médicos para curar criaturas de todas las especies.

Tempranamente en la historia de nuestros ancestros Dioses gigantes y todopoderosos que administraban todo el Universo, la importancia del conocimiento medicinal de las plantas se nos muestra como necesaria. No existirían la inmortalidad o los conocimientos de medicina, si no fuera por el interés de este sabio Centauro y todos los Dioses e hijos de Dioses que aprendieron directamente de él.

Las plantas nos han provisto desde el comienzo de nuestros días, de la medicina necesaria para hacer milagros, crear inmortalidad, y curar heridas incurables, en definitiva, la magia y los misterios de la vida y la muerte, pueden ser descifrados gracias al mundo vegetativo que nos rodea.