Portada » Sobre Nosotros

Berenice nace como una plataforma para entregar experiencias y saberes. Buscamos entregar amorosamente todo lo que hemos aprendido en muchos años de crecimiento personal.

El proyecto material por ahora está en construcción, por lo que la mayoría de mis cursos los entrego en Santiago en Casa Berkana de Ñuñoa, quienes me han abierto las puertas para acceder a entregar en el ámbito de la Fitoterapia, Registros Akáshicos y Curso Terapeuta Integral Holístico.

Soy una mujer como muchas, y un ser humano como muchos. Haciéndome preguntas desde la infancia y sobreviviendo con la clara sensación, de que no podía ser “esto” todo.

Tempranamente en mi infancia tuve experiencias que me parecieron naturales y que sólo con el tiempo y la experiencia, aprendí que no lo eran tanto. Me quise negar a los caminos de la Magia y lo oculto porque un miedo irracional me invadía por completo, haciendo que me alejara de un camino que me encontró muy temprano.

Muy joven tuve experiencias espirituales muy poderosas, y sólo por nombrar algunas, puedo mencionar, aquella que sucedió en el terremoto de Chile del año 1985; Entonces no estaba con mi familia, y tuve que contener a dos personas mayores con quienes vivía entonces, dado toda esta tranquilidad y frialdad que quise mantener durante el evento, es que esa noche cuando finalmente salimos ilesos y todos los miembros de la casa habían llegado también ilesos, es que quise descansar, pero no podía, me “bajó” el terror de lo que había vivido más temprano y sólo contemplé hablarle a quien mucho más adelante aceptaría como mi Maestro, comencé a orar “Por favor amado señor Jesús dame paz”. Sólo al cabo de unos segundos, sentí como levitaba en la misma posición en la que estaba, acostada boca abajo, y junto con la levitación, entendí que me estaban sosteniendo, el miedo se terminó y me sentí arrullada. El “levantamiento, sólo era su forma de decirme que estaban conmigo. Cómo no pude explicar esta experiencia ni a mí misma, ni a mis cercanos, es que me la guardé muy profundo, y más tarde sencillamente la descarté como real, y la puse en el lugar de mi cerebro destinado a las cosas tontas de las que consideraba estaba llena mi mente. Entonces sólo tenía 15 años y estaba sola y lejos de mi familia.

Cuando tenía unos 27 años, ya madre de dos varones, tuve una de las experiencias que me marcó para siempre, no por lo extraordinario quizás de esta, sino porque abrió mi mente y ya no hubo vuelta atrás. Aunque antes, a eso de los 20 años, ya había vivido otra experiencia del todo terrorífica, en donde me mostraron la realidad de la oscuridad y los monstruos de la consciencia, pero no es importante agregarla aquí. Sólo te contaré que a los 27 años en mi flamante primera casa propia, me encontré de frente con lo que denominé “Duende” desde entonces. Era un señor pequeñito, vestido muy elegante pero sus ropas eran viejas y usadas, su tamaño no superada los 40 centímetros, pero su complexión física era idéntica a la de un ser humano completo, pero en miniatura. Mis ojos y mi cerebro estuvieron a punto de explotar esa tarde soleada de verano en la hermosa comuna de Maipú, estábamos frente a frente, mirándonos fijamente, no quería despegar los ojos de el porque quería entender, qué estaba viendo! Yo NO creía en duendes ni nada que se le pareciera.  Ese día lo que sí comprendí, era que yo no sabía nada de nada. Me pregunté a mi misma; ¿Si los duendes existen, que otros elementos de la mitología y las leyendas son también ciertos?

Ya había aceptado desde muy niña y de manera muy natural que éramos visitados por extraterrestres, no me demoré mucho en leer sobre astronomía y comprender que el vasto universo no podía estar poblado sólo por nosotros. Y mi primer avistamiento fue cuando tenía 7 años. Luego un par de décadas más tarde, a los 31 años tuve un avistamiento precioso, enorme, a plena luz del día, pero claro, nadie más lo vió, por ello, no lo comentaba mucho. Sin embargo, estas y muchas otras experiencias y situaciones de tipo psicológico/espiritual/energético comenzaron a tomar forma con lecturas como Metafísica y la gran Conny Méndez, frente a quien me saco el sombrero cada día. Todo empezó a hacer sentido, pero no fue hasta el 2012 con 40 años que comencé el camino serio de estudiar materias espirituales de todo orden, ya desde niña venía leyendo la Biblia como material histórico y fantástico, y me hacían sentido muchas historias dentro de este libro, que podían haber sido ciertas, miradas con la perspectiva de hoy. Empezar a estudiar abrió la consciencia para siempre, y ya en 2013 estaba dejando mi trabajo que pagaba muy bien, para dedicarme a leer el Tarot y hacer terapias de Reiki, y pronto en 2015 estaría dando mis propios cursos.

Cuadro Academia Berenice

En definitiva, Berenice fue creada para entregar caminos y alternativas para la sanación personal, para el crecimiento y el encuentro con nuestra verdadera naturaleza.

Parte de mi misión de vida está asociada a la enseñanza y guía de otros. He activado mis memorias ancestrales y conozco los caminos que he recorrido a lo largo de cientos de experiencias como humano en la Tierra y también como ser vivo en otras latitudes.

No busco ser un Centro académico ni menos un lugar físico estático, sólo busco entregar lo que puedo entregarte para guiarte.

Algo que sí tengo claro hoy, es que quienes llegan a mí, deben llegar, y en ese proceso, ambas almas sabemos lo que requerimos de la otra. Todos mis alumnos, no sólo reciben la información de un programa sino mucho más, porque la relación que establecemos es profunda, de respeto, amor y consciencia compartida.

Todos somos UNO, todos somos familia, todos somos consciencia.

Soy Verónica Beatríz Núñez Rubilar, Fundadora de Berenice Academia de Vida, Spa. Madre de 4 hijos, esposa, abuela, hermana, hija, tía. Apasionada por la vida.

Astróloga, Tarorista, profesora de Tarot, Gran Maestra de Reiki (Linaje de Mauricio Bascour), Maestra de Registros Akáshicos, Terapeuta Floral, extractora y productora de Aceites esenciales, Aroma-terapeuta y Profesora de Aromaterapia, Canalizadora del sistema de sanación Gaia, practicante del Sistema Isha, Practicante de sanación energética EMF, Guía de meditación para la liberación kármica, Guía de terapias de Hipnosis regresiva y evolutiva, Guardadora del  Fuego de tradición Maya Tolteca entregado por Bernardita García Huidobro. Recolectora y guardadora de semillas. Fitoterapeuta, Naturista, Profesora de Fitoterapia, Practicante de Magia alquímica, y Canalizadora en general. Mujer medicina.

¡Bienvenidos!

El significado de Berenice:

Berenice significa “Victoria” y también “Imagen Verdadera”. Berenice es también una constelación, al norte de Virgo (Rige Venus Planeta sexto – 6) y al este de Leo cuyo regente es el mismo Sol.

Fue descubierta y nombrada en el año 1551 (3 en Numerología) y desdoblado el 6(*). La mejor fecha para observarla en el hemisferio sur en el mes de Septiembre (Mes 9).

La historia mitológica de Egipto relaciona a estas estrellas con la leyenda de la reina Berenice, quien se cortó el pelo para sacrificarlo a la diosa Venus después de que su marido Ptolomeo III volviera ileso del campo de batalla. Y se dice que desde entonces su cabello forma parte del cielo nocturno y que la estrella más brillante se refiere a la corona de joyas que Berenice portaba en el pelo.

(*)Informarse sobre la Lógica Global Convergente.

academia berenice veronica nuñez rubilar